Ayotzinapa: del “ya me cansé” de los de arriba al “ya basta” de los de abajo

Liliana Chávez

Ya pasaron 36 meses y nos faltan los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero. Con la más absoluta indignación seguimos reclamándole al estado mexicano la aparición con vida de los 43. Las madres y los padres de Ayotzinapa reafirmaron que la consigna “¡vivos los llevaron, vivos los queremos!” seguirá vigente en el país hasta encontrarlos. La exigencia al gobierno federal es ahondar en las cuatro líneas de investigación que ya fueron sugeridas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI): “1. El ejército Mexicano, 2. Huitzuco, 3. La telefonía celular y 4. El trasiego de droga de Iguala a Chicago como móvil del crimen”, así se advierte en el comunicado del pasado 26 de julio emitido por el Comité Padres y Madres de los 43.

En enero de 2015 la infamia y perversidad del gobierno mexicano rebasó cualquier límite, el entonces procurador de justicia Jesús Murillo Karam, sin menor decoro y con total cinismo, presenta como verdad de los hechos que los estudiantes normalistas fueron entregados a un grupo delictivo y que sus cuerpos quedaron incinerados en el basurero en Cocula. Dada la categórica evidencia y el trabajo de investigación que hizo el GIEI, la supuesta “verdad histórica” fue objetada, aunque el gobierno siga obstinado en sostener lo que evidentemente es insostenible.

La única verdad histórica que se tiene hasta ahora es la infamia y la degradación del gobierno mexicano que lidera el mandatario neoliberal Enrique Peña Nieto. La evidencia empírica apunta que en la desaparición de los 43 estudiantes participaron agentes al servicio del Estado: policías federales, policías municipales y efectivos militares.

Lo que confirma Ayotzinapa es la podredumbre del Estado mexicano. Los crímenes y total despotismo del narcogobierno que caracteriza al país han penetrado todos los niveles, instituciones y resquicios de este corrupto aparato estatal. Nombremos las cosas como son: en México no hay un Estado democrático, en México hay un terrorismo de Estado. Las sistemáticas acciones represivas y criminales, así como las inconmensurables violaciones a los derechos humanos que encabeza el gobierno, se traduce en un delito de lesa humanidad, y Ayotzinapa es un claro ejemplo de ello.

Definitivamente México no volvió a ser el mismo desde aquél septiembre de 2014 tras la desaparición de los estudiantes normalistas. Ayoztinapa irrumpió nuestras vidas, fue el espejo en el que nos pudimos mirar, espejo que reflejó y sigue reflejando la tragedia humanitaria que atraviesa el país. Tan solo hasta diciembre de 2016 las cifras oficiales ya reconocían a más de 32 mil desaparecidas y desaparecidos, según el informe emitido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en abril de 2017. Organismos sociales y de derechos humanos advierten que estas cifras son poco confiables, pues se estima que la realidad asciende a más de 50 mil, sumado a las 900 fosas clandestinas que en su gran mayoría han sido encontradas por los propios familiares.

Ayotzinapa no sólo reflejó el holocausto de México, también nos irradió la memoria colectiva y la resistencia de abajo. Pudo tejer con cada uno de nuestros dolores todas las rabias y rebeldías que hacen que hoy afirmemos que por los 43 y por todas las desaparecidas y desparecidos de México, no olvidaremos, no perdonaremos y no descansaremos hasta que la verdad y la justicia sean el principio ético desde el cual se gobierne este país. Ciertamente la reconstrucción del tejido social no será fácil, pero lo que sí sabemos es que esa reconstrucción no vendrá de arriba sino de abajo. A los gobiernos corruptos y asesinos de arriba les decimos que ante su “ya me cansé” (como lo dijo desfachatadamente el ex procurador de justicia frente al crimen de Ayotzinapa), el pueblo digno y rebelde de abajo les ha declarado el nuevo “ya basta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: